Historia Summa Patrimonia
Historia de la compañía

Summa Patrimonia se funda a principios del año 2005 y en sus inicios se fundamentaba para crear y desarrollar un negocio de asesoramiento financiero independiente a sus clientes. En el año 2008, una directiva europea amparó esta actividad delegando la regulación de su funcionamiento y control a la CNMV. Es cuando en España se crea la figura de EAFI (Empresa de Asesoramiento Financiero) como una tipología más de entidades de inversión.

 

Summa Patrimonio, nació debido a que sus socio s fundadores se dieron cuenta que el mercado financiero daba mucha información sobre sus productos, pero que al mismo tiempo esta información era confusa, poco transparente y sin objetividad, a causa que cada entidad ofrecía los productos más beneficiosos para ellos.

 

Esta falta de transparencia y ética combinado con la multitud de información para el cliente, produce que el cliente no pudiera conocer su posición real en una fecha determinada. Con este mercado saturado, creímos conveniente que podíamos ayudar al cliente en la simplificación de sus posiciones bancarias, integrando una parametrización y consolidación de su patrimonio, para que el cliente pudiera conocer el riesgo global y su rendimiento en cualquier momento y sobretodo marcar una estrategia clara sobre su patrimonio.

 

 

“EN OTRAS PALABRAS, EL CLIENTE TOMA EL CONTROL DE SU DINERO”

 

 

Creímos que nuestros Clientes deberían tener una información más objetiva y plural de donde poder invertir su patrimonio, donde las inversiones no dependieran exclusivamente de las propuestas de inversión de la entidad financiera donde estuviera contabilizada la cuenta. Los conflictos de interés entre clientes y entidades bancarias y la masificación en la gestión eran síntomas de una industrialización del asesoramiento, de una pérdida directa de los valores de objetividad y transparencia y eran remplazados por la “colocación” de producto y márgenes bancarios. Este nueva manera de hacer de las entidades financieras, hacia tambalear el pilar básico de todo asesoramiento, la confianza.

 

Es aquí donde Summa Patrimonia pudo dar un valor añadido importante, asesorando a sus clientes con un análisis basado solamente en criterios técnicos y descartando cualquier concepto de margen de producto. Lo único que buscábamos es la máxima rentabilidad posible para cada cliente, adecuando el riesgo a las características de cada uno.

 

”LA INDEPENDENCIA ES LA MEJOR HERRAMIENTA PARA UN ASESOR”

Otro frente de actuación era el control y exigencia de rigor con los proveedores financieros. Cada cliente y cada entidad financiera tenia condiciones diferentes, por ejemplo, habían casos en que se cobraban por unos conceptos en una entidad y en otras no. Pensamos que para una negociación eficiente era imprescindible un análisis personalizado de cada cliente y una negociación global con las entidades financieras, negociación que comportó estudiar cada una de las partidas, comisiones de intermediación, gastos por transferencias, custodias, etc… Buscábamos tener más fuerza de negociación si uníamos más clientes. El resultado fue una reducción de los costes bancarios en más del 50% e gracias a esta intermediación las carteras tuvieron un incremento de rendimiento de un 0,50% anual.

 

 

“SÓLO CON EL AHORRO EN LAS CONDICIONES BANCARIAS, SE PAGAN CON CRECES NUESTROS HONORARIOS”

 

 

A medida que las relaciones se fueron afianzando, los Clientes nos iban haciendo partícipes de otras preocupaciones: inversiones fuera del sector bancario (participaciones en negocios/empresas no cotizadas), inversiones inmobiliarias, capital riesgo, fiscalidad, seguros, etc… en definitiva, se trataba de conocer y actuar en el conjunto del patrimonio del cliente. Ahora tocaba asesorar globalmente, fueran o no inversiones en mercados organizados. Esta visión de conjunto, nos ha ayudado a poder ampliar al máximo la orientación al Cliente y en poder ser su empresa de referencia para todo lo que signifique inversión.

 

Después de varios años en el sector y con una evolución constante y varias ampliaciones de nuestro equipo gestor, no olvidamos nuestras raíces en el sector bancario, que es donde aprendimos la base de lo que somos actualmente, ni tampoco nuestros origines en Summa Patrimonia con un móvil y un portátil bajo el brazo y con una idea clara de una mejor atención al cliente y una vocación de excelencia hacia su asesoramiento.

 

 

“GRACIAS POR ESTOS PRIMEROS 10 AÑOS DE CONFIANZA EN NOSOTROS”

Imagen de seguimiento